Nacimos para vivir con apego

La maternidad rompió todos mis paradigmas, hasta los que regían mis opiniones políticas y sociales… El instinto materno fue más fuerte que los convencionalismos y la costumbre de mi familia, amigos y comunidad. Se que mi opinión y mi instinto no las hará cambiar, que son capaces de saber lo mejor para sus hijos y familias.

Pero acabo de ver un vídeo gracias a Amor Maternal, de estudios viejísimos que no han tenido la divulgación que deberían. Échenle un vistazo y dejemos todo atrás, seguro ese instinto o esa voz que callamos dentro de nosotras mismas para complacer a otros saldrá fortalecida y tendremos familias más libres y más felices.

El instinto materno no se equivoca los humanos y muchos otros mamíferos están hechos, biológicamente, para tener contacto y amar a sus crias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *