¿Dale palo a la piñata?

No soy de las que recomienda hacer fiestas de cumpleaños en los primeros tres años del niño, ya que por lo general las hacemos para complacer a otros. Los convencionalismos, el qué dirán y la presión de amigos y familiares… Muchas veces influye en que nosotros, los padres, caigamos en el corre, corre que implica planificar, organizar y llevar a cabo una fiesta para niños pequeños.

Nosotros como padres apreciamos y contemplamos con alegría y orgullo cada segundo de la vida de nuestros pequeños y muchas veces queremos compartirlos… No es necesaria una gran fiesta para hacer ver eso, con estar con nuestros pequeños, darles amor y todo aquello que necesitan para ser bebes y niños felices es suficiente.

Pero si usted cree que su niño necesita una fiesta, le dejo algunos tips que quizás le ayuden a llevar a cabo una celebración pensada en el niño y no en sus padres o en los demás adultos:

-Ubique un salón especializado para fiestas infantiles que sea seguro, es decir, que los juguetes y objetos que contenga no le pueda producir daños físicos a su hijo ni a los amiguitos. La búsqueda de ese salón servirá también para ahorrarle el trabajo de limpiar y recoger luego de la ida de los invitados.

-El motivo de la fiesta: si hablamos de niños de entre 1 y 3 años, tenemos que pensar como ellos, muchas veces tienen un peluche, muñeco o personaje favorito… Complazca a su niño, no siga la moda. Si su hija ama su conejito, llene el salón de afiches de conejos, por ejemplo.

-Las piñatas… A ningún niño le gusta golpear a su personaje favorito, mi hijo ama los personajes de Toy Story, y cada vez que va a una piñata con alguno de esos personajes se niega a pegarles. Busque piñatas con figuras o con el número de años que cumplirá el bebé. Tampoco es buena idea, en mi opinión, colocar al malo de la película, los niños son como esponjas y ahí estarán aprendiendo que pegarle al malo es justo, y no lo es.

-El menú. Pongase en el lugar de su hijo y sus amiguitos, vea las edades de los mismos, y según todas las recomendaciones de su pediatra para la alimentación de niños pequeños, haga una lista de lo que podría ofrecerles. He ido a fiestas donde los caramelos y gaseosas, altos en glucosa, son la atracción principal y mi hijo, por ejemplo, no come nada de eso… Eso nos obliga a cargar con comida adicional en los bolsos.

Un menú rico para los bebes puede contener: gelatinas naturales con frutas picadas, algunas compotas libres de azúcar, jugos naturales o aquellos que están hechos para bebes y que no son un concentrado de químicos y glucosa. Galletas para bebes, palitos de zanahoria… Y todo aquello que suele comer su hijo. Nunca piense en los adultos que asistirán, los protagonistas son los niños.

-Las rifas o regalos. Si los niños que irán a la fiesta de su hijo son contemporáneos con el mismo, no compre regalos o recuerdos que no le daría al suyo, además, escoja aquellos que corresponda a la edad promedio de los pequeños invitados.

-Si va a alquilar o contratar algún tipo de atracción como colchones inflables, personas disfrazadas de animales, personajes de tv o payasos… Piense primero si corresponde con la edad promedio de los niños asistentes, que los más pequeños no se vean amenazados por la emoción y fuerza de niños mas grandes dentro de esa atracción y si alguno le tiene miedo a los personajes disfrazados. Puede generar todo un caos si varios de los niños lloran aterrados cuando se comience el acto.

-Y para mi lo más importante: no sirva alcohol en la fiesta de su hijo, los protagonistas son los niños. Los adultos tienen muchas otras ocasiones para beber.

Por ahora, creo que son las recomendaciones básicas que deberíamos seguir… Si cree que se me ha escapado alguna, los invito a dejarla en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *